Uno de los datos más sorprendentes del balance económico presentado este martes por el Barça es que su anuncio de ingresos de 960 millones de euros en el ejercicio 2018-19 que le convertirá en el club con más ingresos del mundo incluye una partida de 131 millones en ingresos y traspasos. Quiere eso decir que el Barça se verá a traspasar jugadores por ese valor el próximo verano.

Pep Segura, manager general del área de fútbol, Eric Abidal y Ramon Planes tendrán un duro trabajo el próximo verano. El Barça se ha desprendido, desde enero, de Deulofeu (13), Paulinho (50), Yerry Mina (30,2), Digne (20,2), Aleix (8,5), Marlon (6), Arnáiz (5), Alcácer (2,25 cedido), André Gomes (2). Esos 137 millones obligan al Barça a mantener esa línea ya que el año anterior, gracias especialmente al traspaso de Neymar, ingresó 228 millones de euros. Esos 131 millones presupuestados suponen un 43 por ciento menos en la partida de ingresos pero serán mucho más difíciles de conseguir.