Del último Madrid se sabe que lleva más de cinco horas y tres partidos completos sin hacer un gol; que no marca desde que Isco pasó por el quirófano; que Benzema lleva seis partidos seco; que Modric, The Best, ha sido suplente en cuatro partidos; que faltan los dos laterales titulares; que Bale fue enfermo imaginario; que Ramos descansó en mal momento; que ha perdido ya tres partidos y que ofrece los mismos registros que con Zidane el curso pasado. Una sucesión de datos insólitos que le llevan a Mendizorroza hoy en situación incómoda.

Allí le espera el Alavés en avanzado estado de optimismo. Eso trajo Abelardo en diciembre del año pasado. Tomó al equipo último, con seis puntos en 13 jornadas. En las 11 siguientes sumó 22 y lo salvó holgadamente. Ahí sigue. Pese a la derrota ante el Levante es sexto, con 11 puntos. En las dos jornadas precedentes ocupó plaza de Champions. Le ayuda haber mantenido 18 jugadores y haber atinado con los fichajes. El último, Calleri, lleva dos goles en cuatro partidos.

Cuatro goles y tres asistencias

Un rival en racha que invita a Lopetegui a poner al mejor once posible antes del parón FIFA. En él estará Odriozola, que sólo ha jugado en dos partidos pero ha dejado una buena impresión. También volverá Ramos, es posible que con Nacho de pareja. Probablemente repetirá Reguilón y también se espera a Bale, sano por silencio administrativo. Jugó medio derbi y no viajó a Moscú sin parte médico que lo justificara. Se entrenó los dos últimos días y apareció en la lista de Gales. Ha marcado cuatro goles y ha dado tres asistencias en ocho partidos. Sin Cristiano, sus ausencias sólo están justificadas por causa de fuerza mayor. Quién sabe si esta vez si Lopetegui se echará al monte y pondrá a Mariano por Benzema.

El Madrid se encontrará un rival de juego directo, con poco apego a la pelota (sólo el Leganés presenta peor dato de posesión y sólo el Getafe da menos pases por partido) pero que sale a más de un gol por choque. Ha hecho de la paciencia un arma. Espera y contragolpea con éxito de crítica y goles. Le faltan Ely y Adrián Marín, pero ha recuperado a Burgui y a Duarte. Cambiará a cuatro de los que perdieron ante el Levante y se llenará Mendizorroza. No es para menos.