2.423 pases (1.083 en terreno rival, casi el 45%) y 81 tiros (22 a puerta y 59 que se marcharon lejos de la portería rival) para un solitario gol (Asensio ante el Espanyol). Esas son las cifras que ha manejado el ataque del Real Madrid en los cuatro últimos partidos que ha disputado (tres de Liga ante Espanyol, Sevilla y Atlético, y uno de Champions, ante el CSKA). Unos datos esclarecedores de su sequía goleadora (no enlazaba tres encuentros sin marcar desde 2007) y de la crisis de juego y resultados que atenúan el buen comienzo de los de Lopetegui.

Quizá por eso el técnico madridista se esté planteando darle más minutos a Mariano ante el Alavés. Benzema suma cuatro goles en Liga (marcados en dos encuentros), mientras que el hispanodominicano aún no ha sido titular: suma 61 minutos en dos encuentros (30 ante el Espanyol y 31 ante el Sevilla) y aún no marcó. Sí lo hizo en Champions (suma 49 minutos y le anotó un sensacional tanto al Roma). Pero el ardor guerrero que insufla al ataque madridista es incuestionable. En la derrota ante el CSKA, disputó 32 minutos, disparando cinco veces sobre la meta rusa (estrelló una en el poste en el minuto 89 que le hubiera dado el empate al Madrid).

Además, desde su vuelta (29 de agosto), ha visto puerta una vez en 110 minutos por los 163 de Bale (cuatro goles en 652 minutos) o 168 de Benzema (cinco en 840). Pero Karim lleva sin marcar desde el 1 de septiembre: seis partidos sin ver puerta…  Isco y Sergio Ramos son los siguientes jugadores con mejor promedio de minutos por goles. El malagueño anota cada 222 minutos (cada dos partidos y medio), mientras que el camero lo hace cada 280. Otro de los factores de la sequía madridista…