La lesión de Benzema, con un problema en los isquiotibiales de la pierna derecha, tendrá al francés lejos de los terrenos de juego entre dos y tres semanas. En el mejor de los casos se perdería sólo la visita del Levante al Bernabéu (20 de octubre); si se extiende algo más, tampoco estaría para el encuentro en casa ante el Viktoria Plzen de Champions (23 de octubre); y queda la duda de si estará en perfecto estado para el Clásico del 28 de octubre ante el Barcelona en el Camp Nou, aunque confían en el club blanco en que no tendrá problema para medirse con el eterno rival.

Pero esos dos partidos, ante Levante y Viktoria Plzen, son un pequeño hueco por el que se podría colar Mariano para entrar, de una vez, en un once titular de Julen Lopetegui. Desde que llegó, el ex del Lyon ha sido suplente en ocho partidos, participando en únicamente cinco. Nunca partió en el equipo inicial, su oportunidad más prolongada hasta ahora ha sido la visita al Alavés del pasado fin de semana, saltando en lugar de Benzema tras el descanso. Su bagaje de momento es de un gol, anotado ante el Roma el día de su debut, en el que gozó de apenas 17 minutos. No ha vuelto a ver puerta, aunque en Moscú fue lo mejor de un Madrid falto de dinamismo; sólo el poste de una de las porterías del Luzhniki le impidió al ariete hispano-dominicano ver puerta en tierras rusas.

Lopetegui ha reiterado día tras día su confianza en Mariano, pero también en Benzema. Y la diferencia es que en Benzema, de momento, la ha demostrado en sus alineaciones: el francés ha sido titular en los once partidos que ha jugado el Madrid este curso. Arrancó bien, marcando cinco goles en los cuatro primeros partidos oficiales del curso, pero inmediatamente volvió a su estado intermitente habitual: lleva siete encuentros seco. Los dos partidos tras el parón serán dos oportunidades para que Mariano reivindique su papel como delantero centro blanco, con el Clásico como telón de fondo. En un Madrid que lleva cuatro partidos sin marcar, Mariano tiene ahora dos balas para hacerse notar en los planes de Lopetegui.