Lucas Hernández confirmó en una entrevista con RMC (Radio MonteCarlo) que el Real Madrid quiso hacerse con sus servicios el pasado verano, llegando a plantearse la posibilidad de pagar su cláusula de rescisión de 80 millones de euros como hizo un año antes con su hermano Theo (30 millones), pero el rojiblanco no quiso saber nada de la oferta.

Según explica el jugador de 22 años, que puede desempeñarse a la perfección como central y como lateral izquierdo, sitio en el que ganó el Mundial y la Europa League, “no escuché (la oferta) demasiado, estaba al 100% concentrado en mi club, donde había renovado recientemente. Mi agente me lo comentó un poco. Cuando me dijo que había llegado la posibilidad del Real Madrid le dije que no podía hacer eso. El Atlético es mi club, el equipo que me lo dio todo. Soy una persona honesta y no podía ir al Madrid. Espero quedarme aquí mucho tiempo, pero el fútbol va muy rápido, si ocurre una oferta irrechazable…”

Lucas se ha convertido en una pieza básica para Simeone, lo que le ha llevado a ser un fijo en la selección gala. El francés ha participado en siete partidos oficiales en lo que marcha de temporada, acumula 621 minutos con la camiseta rojiblanca y su progresión le ha llevado a ser una de las grandes promesas mundiales en defensa.