El último gran fichaje del Real Madrid, fichaje galáctico con mayúsculas, data de 2014: James Rodríguez llegó procedente del Mónaco a cambio de 75 millones fijos y otros diez por objetivos que se cumplieron en buena parte. Desde entonces, el club se ha basado en conservar su plantilla y en apuntalarla con jóvenes, sin grandes dispendios para el estado del mercado hoy en día: Vinicius (45 millones), Courtois (35), Odriozola (30), Theo (30), Ceballos (16,5), Asensio (3,7)… Pero, poco a poco, el bloque que logró un doblete Liga-Champions en la 2016-17 se ha ido descomponiendo y el pasado verano se consumó el final de una etapa con la venta de Cristiano a la Juventus.

El Madrid se había desprendido de 50 goles por temporada, nada menos: Cristiano logró 450 a lo largo de nueve temporadas en el club blanco. Pero el Madrid insistió en no acudir al mercado, inflado por la venta de Neymar hace un año al PSG a cambio de 222 millones. Se decidió confiar en que el resto de los atacantes (Bale, Benzema, Asensio, Lucas, Isco…) subirían sus prestaciones sin la presencia del portugués y, durante los primeros partidos, así fue. Pero ese efecto se acabó y el equipo blanco lleva cuatro partidos sin anotar. Y muchos aficionados se tiran de los pelos: ¿cómo puede ser que el Madrid no haya fichado a un delantero de primer nivel (más allá de Mariano, que de momento es suplente de Benzema) y se vaya a gastar casi 600 millones en techar y cubrir el Bernabéu? Y es que con ese dinero el Madrid podría firmar a cuatro jugadores para acabar con su problema de gol…

La Junta Directiva de Florentino Pérez ha obtenido permiso de la Junta de Socios Compromisarios para solicitar hasta 575 millones de euros, que destinará a la reforma del Bernabéu. Basándose en los valores de la web Transfermarkt.com (especializada en estadística y valoración financiera del fútbol), con ese dinero podría ficharse a cuatro joyas que garantizarían gol: Neymar (180 millones), Mbappé (150), Salah (150) e Icardi (95). Entre los cuatro, suman 575 millones y, este curso, llevan combinados 29 goles: once de Neymar, diez de Mbappé, tres de Salah y cinco de Icardi. El curso pasado, marcaron entre los cuatro 122 goles: Neymar 28, Mbappe 21, Salah 44 e Icardi 29. Y eso que el brasileño del PSG se perdió los últimos tres meses de competición.