Segunda parte del Atlético 1– Real Madrid 2:

Previa del Atlético – Real Madrid: jornada 23 LaLiga Santander

Bienvenidos a la retransmisión en As.com del derbi entre el Atlético de Madrid y el Real Madrid, partido de la jornada 23 en LaLiga Santander que se juega desde las 16:15 en el Wanda Metropolitano y que mide a segundo y tercer clasificado. De lo que salga hoy del Barrio de San Blas dependerá saber quién se postula formalmente a ser, en lo que resta de temporada, perseguidor más fijo del Barça en su deseo de conseguir LaLiga.

Atlético

Llega el derbi al Wanda. Algo más que un partido. Para Lucas Hernández se trata de algo más incluso de una final. Es su sentimiento confesado a As en una entrevista en la que dejó claro que su palpitar rojiblanco comparte percepción con los colchoneros que hoy abarrotarán un estadio que quiere tumbar por primera vez al eterno enemigo. El curso pasado el partido termino a cero. El nuevo recinto del Atlético busca su primer vencedor oficial de un derbi.

Lo hará en un choque de palpitaciones e intrahistorias escondidas tras cada brizna de hierba. Por ejemplo, la que el propio Lucas confesaba en esa entrevista. “Hace dos años rechacé un ofertón del Real Madrid”, confesó el ahora también pretendido por el Bayern de Múnich. Así que ahí, en los duelos de Lucas con la delantera blanca, habrá morbo. Nada comparado como ver a Morata debutar en su nueva casa frente al que fue su equipo después de abandonar las inferiores del Atlético. Viaje de ida y vuelta previo paso por Turín y Londres que a más de un madridista ha enfadado. También hay colchoneros que se rebrincaron con el fichaje del internacional español por aquello de su pasado merengue. Hoy Morata tendrá la primera ocasión de redimirse.

En la banda el morbo lo pondrán dos argentinos. Uno es resistente. Ya por Madrid suena a eterno. Simeone se medirá a su sexto rival madridista desde que cogió los mandos del Atlético. Ante él han desfilado Mourinho, Anchelotti, Benítez, Zidane, Lopetegui y, ahora, Solari. Su alumno. El Cholo lo dirigió en San Lorenzo en 2009. Y marcó en su partido debut. Curioso cuanto menos. Con la duda de Koke por molestias físicas, el Atlético dispondrá de un once casi de gala.

As a seguir: Griezmann. Si él no marca, el Atlético sufre. Y casi nunca vence. Los goles del francés se han convertido en maná para un equipo pendiente de su zurda diabólica, esa que apunta con una mirada angelical que, casualidades, un día también sonó para reforzar el Real Madrid. Pero el verano pasado prometió amor eterno a un club que, por cierto, le paga mucho y bien. Tanto que esta temporada, por primera vez, el futbolista con mejor salario de un derbi no es del Real Madrid (solía serlo Cristiano Ronaldo), sino del Atlético. De ahí su importancia. De ahí los focos que hoy le apuntan.

Real Madrid

El Real Madrid emerge renovado en el Wanda Metropolitano. Quién lo diría. Hace un puñado de semanas la cita de hoy estaba marcada por muchos en rojo. Rojo escabechina. Rojo sangría. Pero Solari ha reconducido la nave merengue hasta hacerla reconocible y atractiva. Ayuda la mejora física (cosa de Pintus), pero sobre todo, su trabajo. Entre ellos está el de escoger jugadores. Suelen decir los entrenadores que es lo más feo de su profesión. A Solari no le está siendo sencillo, pero está dando rendimiento. En eso, en las elecciones de futbolistas, está lo capital de esta noche.

Todo apunta a que habrá mezcla de meritorios y vacas sagradas. Reguilón podría sentar a Marcelo. Por el contrario, Bale parece que mandará al banco a Lucas. Y entre tanto, Vinicius no se perderá el partido como no se perdió el del Camp Nou, agridulce empate a uno para los merengues que, en el saco de las buenas noticias, se llevaron la gran actuación del brasileño en un escenario de los minados. El Wanda no será menos. Lo de Barcelona fue la prueba del algodón de que esta tarde también puede montarla.

Y mientras, en la dosis de morbo, Courtois. El portero belga del Real Madrid vuelve a enfrentarse al Atlético ante la que fue su afición. Curioso: cerca del Metropolitano una placa lleva su nombre por haber jugado más de 100 partidos con la rojiblanca. Si la busquen, no esperen encontrarla limpia e impoluta. Su marcha al Madrid escuece a los colchoneros. Él lo sabe. Esta semana dijo esperar un ambiente hostil en su regreso. Decibelios de indignación para saludar a un futbolista ahora odiado por ser antes muy querido. Caprichos del fútbol.

As a seguir: Benzema. El francés está fino. Ha decidido echarse a la espalda la responsabilidad de liderar a este Real Madrid sin Cristiano Ronaldo y, ahora que el juego de toque y posesión parece haber ganado espacio en el equipo merengue, su delicado hilar entre líneas brilla más que nunca. Sucede, además, que tiene el gatillo fácil. Marca con sorprendente regularidad para un jugador que siempre ha llevado el 9 a la espalda más como una condena que como una descripción. Ahora lo parece más que nunca. El Atlético no se le da mal. Otro reto para el nuevo Benzema.

Así hemos vivido la previa del Atlético – Real Madrid