Acto de conciliación para Bale y James frente al Valladolid

Gareth Bale no es titular en el Bernabéu desde el pasado 6 abril y no mete un gol allí desde el 16 marzo. La afición le despidió el curso pasado entre pitos, seguro de no volver a verle. James cumplirá hoy 826 días sin jugar un partido con el Madrid. Por Zidane se fue hace dos años y Zidane tiene que readmitirle por imperativo legal. Es pues, tarde para la reconciliación, quién sabe si efímera o de larga duración, si forzada o sincera. Incluso para Keylor, que le hizo una caricia al equipo desde Instagram tras escuchar a Zidane negarle la salida con su eterna sonrisa.

Bale inició en Vigo su rehabilitación, con una asistencia y un compromiso inesperado. «Se queda», sentenció Zidane, el mismo que cuando el jugador negociaba su fallida marcha a China se sinceró con un «mejor, mañana». Se le da por seguro esta tarde y casi esta temporada, aunque la última semana de mercado dobla voluntades como juncos. En el Madrid sale a casi un gol cada dos partidos, don que no puede regalarse.

James también viajó a Vigo, le quitó sitio en el banquillo a Valverde y cuentan que habría tenido minutos de no haber visto la roja Modric. Quedó entonces un partido de brega y para eso pitaba más Lucas Vázquez. Pero hoy falta el croata y hay curiosidad por verle de nuevo. Aseguran que a Zidane le ha convencido su actitud en los entrenamientos, lo que le hace útil sin haber dejado de ser la principal baza para hacer caja. No apunta a titular (aún está lejos de alcanzar a Isco), pero si está en las previsiones su regreso.

También vuelve Carvajal, cumplida la sanción que ni Rubiales pudo quitarle, lo que manda a Odriozola, justificadamente, al rincón de pensar. No se esperan más cambios. Con el parón a la vuelta de la esquina no parece momento para rotar, aunque en la lista podría estar Mendy, la sombra de Marcelo, ya recuperado.

Un Valladolid en precario

El Valladolid llega con tres puntos valiosos arrancados en el Villamarín, pero en precario. A la cola en la clasificación presupuestaria, sólo ha podido inscribir a dos de los cedidos por el Madrid, De Frutos y Javi Sánchez, a tan última hora que ni siquiera viajaron. Levantada la cláusula del miedo casi ven cómo se les aplica la del sueldo. El club superaba el límite salarial y tuvo que arañar ingresos contra reloj para activarlos. El tercer jugador a préstamo, el meta Lunin, estará en el banquillo. De cedidos (siete) vivió el año pasado y de cedidos (seis) tendrá que vivir este.

Sergio González, patrón de los imposibles, tampoco podrá contar con Alcaraz, centrocampista de referencia, ni Sandro, su incorporación de más brillo, ambos lesionados en el Villamarín. San Emeterio y Enes Ünal apuntan a sustitutos. Curiosamente, Madrid y Valladolid fueron los equipos que más elaboraron sus goles y de los que más tiraron a puerta en la primera jornada, lo que anuncia un partido de acción.

Sergio González perdió los cinco partidos en que se enfrentó al Madrid como técnico (tres con el Espanyol y dos con el Valladolid), así que tampoco tiene donde agarrarse en el plano estadístico. Pero sus equipos se mueven bien en las estrecheces. Eso también lo está aprendiendo Ronaldo, hoy enemigo íntimo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies