Más a cero que nunca

No eran necesarias dotes de adivino para predecir en el verano de 2018, el de la marcha de Cristiano Ronaldo a la Juventus, que el Real Madrid le echaría de menos. Esa sensación tomó cuerpo a medida que fueron pasando las semanas y se pudo observar, no sin sorpresa, que el entonces equipo de Julen Lopetegui no ficharía para amortiguar esa pérdida de 50 goles de media por temporada que se iban con CR7, para el que lo más parecido a un reemplazo que hubo fue Mariano, que hoy en día no cuenta ni para rellenar las convocatorias.

Sin Cristiano, el Madrid no ha vuelto a ser el mismo. Su venta ha hecho mella en las vitrinas, a las que lo más que ha llegado desde entonces ha sido un Mundial de Clubes, y en las estadísticas. El 0-0 de este pasado sábado ante el Betis hurgó en la herida más profunda, la de la falta de gol. El primer empate a nada en el Bernabéu con Zidane como entrenador ahondó en el problema madridista cuando se asoma a la portería contraria: son ya 4 partidos (contra PSG, Atlético, Mallorca y Betis) de 14 desde agosto sin marcar, lo que supone un 28,57% de encuentros sin anotar. Eso ha supuesto un pobre bagaje de tres puntos, y eso gracias a que el Madrid consiguió, salvo en la noche de París, hacerle al rival igual de pequeña la portería que el rival se la había hecho a él.

Esta dinámica no es nueva, sino continuista con lo que pasó en la 2018-19. En ella, incluso con el doble cambio en el banquillo de por medio, de Lopetegui a Solari y de Solari a Zidane, el Madrid se quedó sin ver puerta en 13 de 57 partidos entre todas las competiciones, esto es, en un 23,94% de ellos. El botín que pudo rascar de aquello fueron dos puntos…

Los datos chocan de lleno con los que registró el equipo en la era Cristiano, como se puede observar en la tabla a continuación. Al amparo de Cristiano y su insaciable hambre, el Madrid no marcó en 46 de 519 encuentros en nueve temporadas, un 8,86% muy distante del 23,94% que está castigando al Madrid desde que se llevó sus goles a Turín. 

La clasificación de goleadores ofrece un retrato significativo de lo que le está pasando al segundo Madrid de Zidane. Su pichichi es Benzema (7), pero con Karim sólo no le alcanza porque al francés le siguen tres jugadores cuyo cometido principal no es marcar, Kroos (3), Casemiro (2) y Ramos (2). Después ya aparecen Rodrygo (2), Bale (2), Vinicius (1), Jovic (1), Hazard (1), James (1), Lucas (1) y Modric (1). La suma de todos va sujetando al grupo, pero debe mejorar la aportación de teóricas estrellas como el galés o el colombiano (3), de fichajes como el serbobosnio y el belga (2) y de los jóvenes de mayor proyección como el dúo brasileño (3).

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies