Indignación con el VAR

Mientras la masa social y la opinión pública barcelonista se escandaliza ante el VAR, desde el club se mantiene un mensaje institucional de tranquilidad. El Barça fue uno de los máximos defensores de la introducción de la tecnología y se sigue defendiendo la herramienta. Lo que se vuelve a pedir es un debate para unificar criterios. Las últimas decisiones que han indignado a los aficionados, al club sólo ha causado “sorpresa” y se descartan “conspiraciones”.

La espoleta la activó Gerard Piqué cuando, midiendo muy bien sus palabras, dijo eso de que “visto lo que ha pasado en las dos primeras jornadas de la reanudación del campeonato, creo que va a ser muy difícil ganar esta Liga”.

Piqué, sin citarlo específicamente hablaba del gol anulado al Valencia y al tanto de Kroos tras un posible fuera de juego de Benzema contra el Eibar. Tras las palabras del central catalán, el Madrid ganó en San Sebastián a la Real después de un penalti sobre Vinicius, un tanto de Benzema que los locales protestaron como mano y un tanto anulado a Januzaj. El miércoles ante el Mallorca el lío aumentó.

Por tanto, el debate que inició Piqué se ha ido haciendo una bola de nieve. Valga como ejemplo el cambio de discurso de Setién. Minutos después de que Piqué hablara sobre el césped del Sánchez Pizjuán, Setién en rueda de prensa dijo que no había para tanto, pero tres días después dijo antes de jugar contra el Athletic que “Piqué es un tipo muy inteligente”. En la misma línea, el portavoz institucional, Guillermo Amor dio un paso en esa dirección: “No nos quejamos ni solemos quejarnos de actuaciones arbitrales ni de errores. Sí que es verdad que cuando salió el VAR, apostamos por ello, porque se iban a rectificar errores. Nuestro mensaje es: ya que tenemos el VAR, vamos a aprovecharlo. Que estemos todos muy atentos y hay que hilar muy fino, pero el VAR vale la pena. Es verdad que hay jugadas justas, pero hay alguna que es bastante clara”.

En sectores del Barça se cree que el Madrid, que en diciembre se quejó abiertamente del VAR tras visitar el Camp Nou y jugar ante la Real Sociedad en el Bernabéu mediante declaraciones de Emilio Butragueño y de Sergio Ramos, que llegó a decir que había “decisiones premeditadas” y que ahora ha girado su discurso, está recogiendo los frutos de esta estrategia.

No obstante, en el club barcelonista no se quiere escenificar un malestar de forma directa porque también son conscientes de que los problemas del equipo blaugrana se deben más a los errores propios que a lo que haga el Madrid en sus partidos. Pero lo que sí pide el Barça es una unificación de criterios en la utilización de una herramienta que siempre ha contado con su apoyo. Por mucho que el socio se indigne, el club no va a hacer ninguna protesta formal.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies