Noticias

Crónica del amistoso: Celta 4-0 Genoa

By 2 septiembre, 2015 No Comments

Los vigueses, más afilados e igual de intensos, golean con facilidad al Genoa en el Quinocho

4-R.C.Celta: Rubén, Hugo Mallo (Planas, min.82), Sergi Gómez, Fontás, Jonny, Augusto, Wass (Radoja, min.70), Orellana (Bongonda, min.78), Pablo Hernández (Guidetti, min.65), Nolito (Drazic, min.70) y Iago Aspas (Señé, min.82).
 
0-Genoa F.C.: Lamanna, De Maio (Muñoz, min.52), Burdisso, Perotti (izzo, min.42), Marchese (Rincón, min.52), Tino Costa (Ntcham, min.70), Pandev, Lazovic (Panico, min.78), Kuco (Tachtsidis, min.73), Cissokho y Laxalt.
 
Goles: 1.0, min.4: Pablo Hernández; 2-0, min.17: Iago Aspas; 3-0, min.24: Iago Aspas; 4-0, min.66: Guidetti.
 
Árbitro: Vicandi Garrido, del comité vasco. Amonestó a Rincón, Kuco.

El Celta se presentó ante los suyos con un canto a la efectividad, pero también al juego de ataque, al fútbol al primer toque y a la presión en todos los confines del campo. La conclusión, ante un Genoa que apenas presentó oposición, es que es el mismo Celta del curso pasado, pero con un ataque letal. Fueron cuatro goles, con doblete de Aspas, tarjeta de presentación de Guidetti y acierto del Tucu Hernández, que parece haber dado un paso al frente. 

La primera aparición en Balaídos del conjunto vigués fue un aluvión de buenas noticias que debe confirmar la competición. El Celta demostró una pegada impresionante. Más por menos. Tan afilado está en este aspecto, que la defensa de cinco unidades de un equipo con etiqueta continental como el Genoa -ayer un punto indolente- tuvo que asistir como espectador a la triangulación de Nolito, Aspas y el Tucu Hernández que acabó con gol del chileno con la portería vacía. El partido no había hecho más que empezar y tan solo fue el anunció de todo lo que venía en camino. Porque salvo un par de salidas a campo abierto de los genoveses, todo lo demás fue toque, balón a las bandas y ocasiones de un Celta con un único pero, no animarse un poco más en el arte del disparo. 

Porque los otros dos goles del primer tiempo llegaron del mismo modo, metiendo el balón hasta la cocina. Eso sí, con jugadas de muchos quilates, especialmente el tercero, con un balón medido al espacio de un Hernández convertido en pasador, por el que peleó Orellana para robárselo al lateral y cedérselo a la banda contraria a Nolito y este a Aspas, que marcaba así su segundo gol en el reencuentro con Balaídos. El primero había sido de cabeza minutos antes al aprovechar una vaselina de Hugo Mallo sobre el portero transalpino. En este primer acto solo se quedó sin marcar un aclamado Nolito, que lo intentó de todos los colores, con balón al travesaño en lanzamiento de córner incluido. El gaditano fue persistente en su afán, pero se marchó de vacío después de 70 minutos en el campo. 

En el segundo tiempo el Celta bajó un punto el ritmo, pero siguió siendo igual de superior, controlando el partido y jugando con mucha comodidad. Solo le hizo falta que Guidetti entrase en el campo para marcar en el segundo balón que tocaba. El primero en una ocasión igual de clara, estrelló el balón en el cuerpo de Lamanna. El primer gol del sueco en Balaídos llegó tras un excelso control de Orellana, que le dejó el balón para marcar a placer. 

Con el 4-0 los italianos endurecieron la contienda y el Celta fue bajando el acelerador, concediendo alguna oportunidad al rival, que solo tiró un tiro entre los tres palos que atrapó Rubén, ayer literalmente de vacaciones, sin ninguna dificultad. En esta recta final debutó Drazic, que apenas tuvo partido para demostrar su valía, aunque sí gozó de una ocasión de peligro. El test del serbio ya será con puntos en juego.

Los vigueses, con la plantilla todavía por cerrar, completan la pretemporada ilusionando a los suyos y reforzando sus principios balompédicos, pero nada será real hasta visita al Levante. 

Drazic debuta en un partido en donde Iago regresó con la puntería afinada a Balaídos
Dejan Drazic jugó sus primeros minutos como jugador del Celta. Berizzo le dio la alternativa a falta de 20 minutos y el serbio apenas tuvo incidencia en un partido que para entonces ya languidecía. Se movió por el flanco derecho, en la posición de extremo, el puesto que tiene pendiente de concretar Berizzo, si puede ser, antes de que empiece la Liga. Drazic tuvo una oportunidad en la recta final que no pudo concretar.

Quien estuvo más certero en su reencuentro con Balaídos vestido de celeste fue Iago Aspas, que marcó goles en el margen de siete minutos, el primero con la cabeza tras un servicio de Hugo Mallo, cada vez más ofensivo, y el segundo tras una jugada combinativa de todo el frente de ataque. Un gol coral.

No marcó en su estreno en su nueva casa Wass, que alternó el doble pivote y la media punta con Hernández, pero el danés demostró la calidad que puede aportar en la medular.

Por otra parte, los únicos que no disfrutaron de minutos fueron Madinda, Costa y Yelko, lo que confirma que deben cambiar de aires. Tampoco jugó Cabral por una cuestión personal.

Leave a Reply