Noticias

Crónica del amistoso: Eibar 0-1 Sporting

By 3 septiembre, 2015 No Comments

Los de Abelardo ganaron en un partido de preparación en el que el técnico aprovechó para examinar a los menos habituales, que no defraudaron

Sporting: Alberto; Sergio Menéndez (Julio, m. 76'), Meré, Guitián, Canella; Hugo Fraile (Juan Muñiz, m. 46'), Mascarell (Pedro Díaz, m. 76´), Rachid, Álex Menéndez (Juan Mera, m. 71'); Pablo Pérez (Mendi, m. 64') y Carlos Castro (Pablo Fernández, m. 64').

Eibar: Riesgo (Errrasti, m. 46); Capa (Luna, m. 46), Ekiza, Pantic, Juncà; Adrián (Dani García, m. 46), Escalante (Keko, m. 46), Verdi (Saúl Berjón, m. 84'), Inui; Arruabarrena y Borja Bastón

Gol: 1-0: min. 75, Mascarell.

Árbitro: Jon Ander González, del Comité Vizcaíno. Amonestó a Mascarell (m. 11).

El Sporting ganó con justicia al Eibar (1-0) en un partido de preparación en el que Abelardo aprovechó para examinar a los menos habituales, que no defraudaron. Los futbolistas se aplicaron en la tarea y doblegaron a un rival que, no hay que olvidarlo, está líder de Primera después de las dos primeras jornadas.

Abelardo desplazó a Zamudio a los teóricos suplentes, así como a alguna de las promesas que despuntan en el filial. El reto era mantener la seña de identidad en un equipo en el que no figuraba ninguno de los titulares en Liga.

Irrumpió con más impetú el Sporting en el choque, impulsado por un sólido Mascarell que se adueñó del partido en los primeros minutos. Pablo Pérez y Carlos Castro decían esta semana que querían convencer a Abelardo con trabajo. Nada se les puede reprochar en los primeros 45 minutos. Sus apariciones fueron de lo mejor de los rojiblancos. Así lo entendió el medio millar de aficionados que presenciaron el choque al premiar con aplausos una combinación entre ambos que termina con un mano a mano del delantero de Ujo ante Riesgo. El portero azulgrana aguantó bien en la salida y desbarató la ocasión.

Hugo Fraile y Álex Menéndez probaron el disparo desde fuera del área pero se encontraron con un Riesgo bien colocado.

El Sporting bajó la presión y el Eibar poco a poco fue ganando terreno, aprovechando los destellos del japonés Inui que se descolgaba desde la banda izquierda. En la fase final de la primera parte, los guipuzcoanos dispusieron de las dos mejores ocasiones de todo el partido, ambas en las botas de Arruabarrena. El capitán azulgrana lanzó fuera sendos disparos desde dentro del área. Pudo irse el Sporting con ventaja al descanso en una jugada personal de Álex Menéndez que cede atrás dentro del área pequeña pero Castro no llega a rematar por centímetros.

La segunda parte comenzó con altibajos. La presencia de Verdi en el centro del campo permitió al Eibar hacerse con el control, pero fue solo un espejismo. Rachid fue adueñándose poco a poco del ritmo del partido. El parisino, de lo mejor del equipo, distribuyó juego con criterio y se sacrificó en labores de contención. Se complementó muy bien con Mascarell, que también rayó a un gran nivel.

El protagonismo ofensivo fue sin embargo para un intermitente Álex Menéndez. Una nueva internada suya termina con un disparo cruzado que pega en el palo, sorprendiendo a un confiado Errasti.

Atrás, el equipo rojiblanco no pasó excesivos apuros. Meré y Guitián le ganaron la partida a un desaparecido Borja Bastón, que apenas inquietó, mientras Canella se mostró contundente en la banda izquierda.

Tenía el partido controlado el Sporting pero no generaba ocasiones claras de peligro. Despertó del letargo ofensivo Juan Muñiz que lanzó un golpe franco al lateral de la portería. El gijonés tuvo su protagonismo en el tanto rojiblanco. Un córner lanzado por él desde el costado izquierdo lo remató Mascarell de cabeza al palo contrario de la portería, aprovechando el bloqueo de varios compañeros.

Con el gol a favor el guión de la película no varió. El Sporting conservó el balón sin excesivos apuros. La entrada de Pedro Díaz ayudó en la tarea. El centrocampista, que está en el segundo año de juvenil, exhibió detalles de buen pelotero en el cuarto de hora que estuvo sobre el césped. Juan Mera dejó también destello por la banda derecha, mientras que Pablo Fernández y Mendi fueron un quebradero de la cabeza para los centrales eibarreses. Uno de ellos, por cierto, fue Pantic, uno de los anhelos de la dirección deportiva para reforzar la zaga.

Las acometidas del conjunto de Mendilibar se quedaron en intentos estériles. Buena culpa la tuvo una defensa contundente que apenas concedió oportunidades de remate. La única oportunidad del Eibar llegó en el último minuto tras un pase entre líneas que recibe Luna a la espalda de la defensa, pero el lateral fue incapaz de resolver ante un Alberto que solventó el peligro con seguridad.

Final del partido y victoria rojiblanca, aunque el marcador fue lo de menos. Lo de más, la imagen que ofrecieron los menos habituales que demostraron a Abelardo que están listos para competir con garantías en Primera.

Leave a Reply