Noticias

El Deportivo encuentra en Mosquera un líder en el centro del campo

By 2 septiembre, 2015 No Comments

En menos de un mes, Pedro Mosquera ya asumió el rol de dirigir al equipo desde el medio

Hacía tiempo que Riazor no disfrutaba de un cinco con querencia de la pelota, que baja hasta la línea de cuatro a recibir y es capaz de dar la pausa necesaria al equipo e inciar cada jugada. Con la llegada de Pedro Mosquera, Víctor Sánchez del Amo ha encontrado ese jugador que en defensa no pierde la disciplina táctica y en ataque hace jugar al equipo desde atrás: inicia la jugada, la toca en corto o en largo, dependiendo de las necesidades, e incluso no vacila a la hora de hacer un cambio de orientación. Riazor lo comprobó el pasado sábado en el Teresa Herrera y bendijo que un coruñés nacido a escasos metros del estadio tome la batuta del nuevo Dépor. Estas son las señas de identidad del futbolista blanquiazul.

En el Castilla empezó jugando más cerca de la portería contraria, como enganche entre el centro del campo y la defensa. Sin embargo, poco a poco ha ido retrasando su situación en el campo y ahora ya no se ve -«salvo que lo diga el entrenador», aclara- como mediapunta.

«Quizá antes era más polivalente, pero ahora no me considero así. Soy mediocentro puro y me gusta jugar ahí. Si hay que hacerlo de mediapunta lo hago, pero me encuentro más cómodo en esa posición», expresa.

Le gusta que su equipo tenga el balón y, principalmente, que pase por sus botas. Pedro Mosquera no se encuentra cómodo cuando el esférico pasa de la defensa al ataque, sin transición, o cuando hay que estar a expensas del rival.

«Lo que más me gusta es tener el balón. Cuando no lo tengo, no me gusta. Intento que el equipo lo posea el máximo tiempo posible, tener movilidad y que a partir de ahí el equipo maneje. Es lo que voy a intentar ahacer», insiste.

Aun cuando sus características son más de futbolista de construcción que de destrucción, el coruñés se adapta perfectamente a las labores defensivas. Su falta de físico, comparado con otros especialistas, la suple con anticipación e inteligencia. Las estadísticas, como él mismo se apresura a advertir, avalan su trabajo.

«Últimamente, las estadísticas dicen que robo muchos balones. No creo que sea un jugador lento a la hora de trabajar en el medio. Lo que me falta quizá es el fisico de otros futbolistas, que son más tocos, porque están más cuadrados que yo. Pero yo eso lo suplo tratando de anticiparme en la jugada, viviendo el partido y intentando predecir lo que va a pasar y estar un poco por delante de la jugada», reflexiona.

Leave a Reply