Betis BalompieReal Madrid

Ensayo de Champions League

By 20 abril, 2013 No Comments

El Betis de Pepe Mel probará a un Madrid que mira a Dortmund. En el equipo sevillano Ruben Castro reclama puesto de internacional con sus 16 goles en el campeonato.

A cuatro días de jugar en Dortmund, el Real Madrid de Mourinho recibe a un Betis que también tiene denominación de origen, el Betis de Pepe Mel. La oportunidad del visitante radica en la probable distracción de su adversario y en las previsibles rotaciones, especialmente si el descanso alcanza a Cristiano, cosa poco probable. Para el anfitrión la dificultad es eminentemente psicológica: cómo dejarse la piel cuando la piel no está en juego. El Betis, para hacer más real el ensayo, enseñará los dientes; incluso las garras.

El partido es bueno, pese a la rebaja de cafeína. La diferente posición de cada cual iguala el pronóstico, aunque ya hemos visto que el Madrid es capaz de ganar en el Bernabéu con una mano atada en la espalda y con la cabeza en la rueda del Pasapalabra. Tal vez hasta juegue mejor así. Mel asegura que el equipo de Mourinho ganaría la Liga con los suplentes y nunca lo sabremos porque este año la perderá con los titulares.

Los cambios en la alineación madridista serán masivos. Las bajas seguras, concentradas en defensa y mediocampo, son Arbeloa, Sergio Ramos, Coentrao, Essien, Xabi y Khedira. Las novedades sólo pueden intuirse y las dudas más razonables afectan a Özil y Cristiano, jugadores que se antojan fundamentales en Alemania. El problema del crack portugués es conocido: quiere jugarlo todo. A su furiosa competitividad se suma esta vez un desafío estadístico, aparentemente anecdótico y menor, pero nunca desprecien el poder de la ambición: Betis y Hércules son los dos únicos equipos a los que Cristiano no ha conseguido marcar en el Bernabéu.

Siguiendo con el Madrid, el puesto de delantero centro también tiene su intríngulis: reservar a uno o ensayar con el otro. Higuaín vuelve a ser la alternativa más sólida y Benzema la opción más creativa. El joven Morata, la vía más razonable, observa de cerca. También mira con atención el Atlético de Madrid, a tres puntos del eterno enemigo.

Ánimo. El Betis, a dos puntos de Europa y a seis de la Champions (la Real es el objetivo que fija su entrenador), acude a la cita con el ánimo que da haber derribado al gigante en la primera vuelta (1-0, Beñat). Más allá, no hay nada que le inquiete. El equipo viene de empatar a tres con el Sevilla (tras magnífica remontada) y ayer se entrenó en Valdebebas para no dejarse inquietar tampoco por los farolillos de la Feria. Rubén Castro (16 goles) reclamará internacionalidad en el Bernabéu, mientras Nosa, Pabón y Campbell representarán el black power bético.

No será un mal ensayo para el Westfalenstadion porque el rival verdiblanco juega bien y corre mucho. Su entrenador también pita, aunque si pensamos en el Madrid a Mel le lastran dos inconvenientes: es madridista de formación y español de nacimiento.

FUENTE: http://futbol.as.com/futbol/2013/04/20/primera/1366414675_063015.html