Reguilón: cuatro años sin jugar en ‘La Fábrica’ porque no crecía

By | Champions League, Collado Villalba, Competiciones, Comunidad de Madrid, Deportes, Equipos, España, Estadios fútbol, Fútbol, Instalaciones deportivas, Luzhniki Stadium, Provincia Madrid, Real Madrid, Reguilón | No Comments

“Chaval, tenemos que conseguir que defiendas sin que te caigas tan fácil como lo hace una morcilla cuando la corta un carnicero”, le dijo Carlos Pouso, su entrenador en la UD Logroñés cuando llegó cedido en 2015. “Reguilón aterrizó en Las Gaunas para hacer la mili. Vivió de primera mano la cara B del fútbol”, explica Juanjo Guerreros, vicepresidente del club. Allí aprendió a defender tan bien como para que Lopetegui confiara en él antes que Theo y Coentrao. El canterano, de 21 años, fue de las pocas caras amables de Moscú.

La época de la UD Logroñés

Ingresó en La Fábrica con 9 años, pero pasó cuatro (de cadete a juvenil) sin jugar porque no daba el estirón. Desde que despuntara con el Infantil A, en el torneo de Arnedo (La Rioja) con un gran marcaje a Adama Traoré, no volvió a ser titular hasta el final de la temporada en la 2013-14 con Fernando Morientes. Su hermano, Diego, mide 1,90, pero hasta el segundo año de juvenil no dio el estirón (1,78). Ya con Ramis, en el Juvenil A (2014-15), juega con regularidad. Hasta entonces le compensaba estar en La Fábrica por la calidad de los compañeros, los entrenadores y su profundo madridismo. Pero no por los minutos de juego. En la 2015-16 llegó la cesión a la UD Logroñés. “Vino un niño y se marchó un hombre. Se integró rápidamente en el vestuario, que era diferente a lo que él había conocido hasta entonces”, recuerda Juanjo Guerreros, que ya atisbaba en 2016 que el chaval iba a llegar a la élite tal y como escribió en un tuit…

La primera cesión duró seis meses porque Zidane cogió al primer equipo en enero y Ramis pidió al club el regreso de ‘Regui’. Se acaba la temporada y a tres días del cierre del mercado, surge de nuevo la posibilidad de volver cedido a Logroño. “Nos pilló por sorpresa esa segunda cesión porque pensábamos que el Madrid no le iba a dejar a volver a salir. Aquí jugó de lateral y de extremo. Jugaba muchas veces más adelantado porque tenía que aprender que en defensa no podía ser un semáforo en verde para los rivales”, rememora Pouso. Un póker ante el Bilbao Athletic en Las Gaunas fue el partido definitivo para regresara este verano al Real Madrid. 

La época de la Escuela Municipal de Collado Villalba

Holló en Luzhniki la cumbre del primer equipo tras años de sherpa en Valdebebas. Ver, oír y callar. Como en Logroño, con 18 años. O como en la Escuela Municipal de Collado Villalba, con 8. “Lo fichó el Madrid porque se salía en la Sierra. El Real Madrid no tenía prebenjamines y lo tenían controlado a él y a Álvaro Tejero y Borja Pascual”, señala su primer técnico y presidente del CF Collado Villalba, Antonio Tudela. Reguilón mantiene el contacto con el club de su pueblo. Sabe que no todos los que se calzan unas botas llegan a la élite y se empapa de gente de fútbol de toda la vida, como Rafael Martín Morais Rafita” que llevó al Villalba a Tercera por primera vez en 1996. Es su familia. Como la que dejó en Logroño. Sus padres, Carmen y Alfonso, le sacan hoy la foto del ‘Costa Dorada Cup 2005’ con su amigo villalbino Álvaro Tejero (cedido al Albacete por el Madrid). Le ha costado 13 años de trabajo la instantánea de Moscú. Llegarán más si mantiene la fórmula. Ver, oír, callar y trabajar…