Un Clásico inédito sin Cristiano, sin Messi y sin cuartel

By | Biwenger, Clásicos fútbol, Competiciones, Cristiano Ronaldo, Equipos, Ernesto Valverde, FC Barcelona, Fútbol, Isco, Juegos online, Julen Lopetegui, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Lionel Messi, Marco Asensio, nacho, Nélson Semedo, Organizaciones deportivas, Partidos fútbol, Primera división, Rafinha, Real Madrid, Sergi Roberto | No Comments

El 23 de diciembre de 2007 se jugó el último derbi sin Messi. Dos años después llegó Cristiano, se enfrentaron 31 veces cara a cara y lo resolvieron a tiros. 26 goles del argentino y 18 del portugués en esa década larga y gloriosa, con mejor balance para el culé (17 victorias a nueve). Hoy se vuelve a la pelea sin armas de fuego, sin uno ni otro, con el Madrid más exigido, con la guillotina sobre el cuello de Lopetegui, con la pasión de siempre y por primera vez con el VAR como juez de paz para auxiliar al murciano Sánchez Martínez, que ya pitó el último Clásico del Bernabéu (sigue el partido en directo en As.com). El videoarbitraje seguro que le quitará decibelios a la resaca.

A Barça y Madrid les separan menos cosas de lo que indica la clasificación y las sensaciones. En esta Liga tiran prácticamente lo mismo (17 veces por partido), son los dos equipos que menos faltas hacen (8,4 y 9 por encuentro) y más reciben (15,2 y 15,3 de promedio), sacan un número de córners parecido (en torno a los seis) y conservan la pelota de manera similar (67%-65% en posesión). También están igualados en recuperaciones totales y en campo contrario y ambos resultan más efectivos en las segundas partes, especialmente el Madrid, que anda en números rojos en las primeras. Dos gráficas casi calcadas pero un resultado notablemente diferente: el Barça ha metido diez goles más. No busquen más explicaciones para los cuatro puntos que les separan en la tabla.

En bajas sale favorecido el Madrid. Resulta descomunal la de Messi y de la misma importancia las de Umtiti y Carvajal. Serán, con Vermaelen, las cuatro ausencias de un Clásico muy poco renovado.

La escasa incidencia de los fichajes

Y es que los fichajes del verano han entrado de puntillas en uno y otro. Ninguno figura entre los once jugadores más utilizados por Valverde y Lopetegui. Hoy se espera a Lenglet, relevo de Umtiti; a Arthur, el nuevo sentido del equilibrio del Barça, y a Courtois, hasta ahora portero de la Liga. Entre los recién llegados a los dos lados del puente aéreo sólo se contabiliza un gol, el que le hizo Mariano al Roma en el Bernabéu. En el Barça baila una plaza y en el Madrid, dos. Rafinha fue excepcional relevo de Messi ante el Inter y se ha ganado repetir, pero la gran oportunidad le coge inactivo. Sólo ha jugado 183 minutos en todo el curso, repartidos en cinco partidos, todos ellos incompletos. Así que no sería extraño que perdiera el sitio ante Semedo, lo que desplazaría a Sergio Roberto al centro del campo. Ahí ha jugado cuatro de sus nueve encuentros de la temporada.

En el Madrid, confirmada la recuperación de Marcelo, falta por resolver la cuestión de lateral derecho. Odriozola es nativo en la plaza, pero no ha acabado de cuajar. Con Lucas Vázquez probó ante el Viktoria Plzen. Atacó bien, pero no vigiló la espalda. Así que todo apunta a Nacho, de cuya itinerancia siempre se saca provecho, con Varane como central.

Y de ahí en adelante se cree que tirará de los clásicos, lo que deja sólo una plaza libre, con Isco en clara ventaja sobre Asensio. Un once veterano, con una edad media cercana a los 30 años y con sólo un futbolista, Varane, por debajo de los 26. En pleno temporal Lopetegui se cobija en la experiencia, aunque en la lista de 22 viajeros figura el absuelto Vinicius.

El Madrid ha sido el único equipo capaz de ganar en el Camp Nou en la era Valverde. Lo hizo en la Supercopa de la temporada pasada (1-3), duelo que circuló en dirección contraria a lo que ocurrió después. También venció el Madrid en las dos ausencias de Cristiano en estos nueve años y Lopetegui se impuso en los dos duelos directos contra Valverde (los Oporto-Athletic). Es la parte de la historia que le conviene. La reciente sonríe al Barça.