Los técnicos, a Dembélé: “Estás fuera por tu actitud; reflexiona”

By | Competiciones, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Fútbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Ousmane Dembélé, Primera división | No Comments

Ousmane Dembélé  sabe perfectamente el motivo por el cual se ha quedado fuera de la convocatoria para el partido ante el Betis. Los técnicos le comunicaron antes de dar la convocatoria que su descarte era un castigo por su incidente del pasado jueves donde no solo se ausentó del entrenamiento sino que ni tan siquiera llamó para comunicar el motivo de su baja en la sesión. Tuvo que ser el propio club quien localizara al jugador una hora y media después para saber el motivo de su ausencia. El jugador se excusó que tenía “mal de barriga”. Cuando le preguntaron por qué no había llamado antes, el internacional francés se escudó que su móvil no tenía batería y que lo estaba cargando.

Un médico del club se personó por la tarde en su domicilio para comprobar su estado, encontrándose al jugador ya bastante recuperado de esa supuesta gastroenteritis que le impidió acudir al entrenamiento.

Al día siguiente, Valverde decidió que el jugador no se reincorporara al grupo como era el deseo del propio Dembélé sino que hiciera una sesión de trabajo en el gimnasio. Estaba claro que el técnico extremeño no iba a pasar una más al francés.

Y el castigo se consumó este sábado cuando el delantero se quedó fuera de la convocatoria para el partido ante el Betis pese haber entrenado con absoluta normalidad con el resto de compañeros. No fue Valverde sino un miembro del cuerpo técnico quien le trasladó al jugador la inquietud por sus últimos actos de indisciplina: “Estás fuera de la convocatoria por tu actitud; has de hacer una reflexión de cara al futuro”.

Está claro que Dembélé es joven y que tiene tiempo para encarrilarse, pero en el club empiezan a temer que se convierta más en un problema que en una solución a medio plazo. En manos de Dembélé está revertir esta situación.

Lío Dembélé: fuera de la lista

By | Competiciones, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Fútbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Ousmane Dembélé, Primera división | No Comments

Ojo. Hay lío con Ousmane Dembélé en Can Barça. Dembélé ha sido protagonista los dos últimos días de la actualidad azulgrana. El jueves no se presentó a entrenar y estuvo hora y media sin dar señales de vida hasta que el club se pudo poner en contacto con él. El ex jugador del Dortmund argumentó que se había quedado sin batería. Dembélé salió abrazado este sábado por Arturo Vidal al entrenamiento y su inclusión o no en la lista iba a ser todo un mensaje de Valverde. Pues bien, Valverde lo deja fuera por decisión técnica.

La buena noticia es otra. 21 días después de romperse el radio del brazo derecho tras caer mal después de chocar fortuitamente con el Mudo Vázquez, Lionel Messi entra en la convocatoria de Ernesto Valverde para el partido ante el Betis. El argentino se ha perdido los partidos ante Inter, Madrid, Cultural, Rayo, Inter (en el Giuseppe Meazza) y podría reaparecer ante el Betis antes del parón de selecciones.

Quien sí entró en la lista de convocados fue Samuel Umtiti, que ha superado sus problemas en el cartílago de la rodilla izquierda y, después de ser sometido a un tratamiento conservador que ha tenido éxito, ya está otra vez entre los escogidos por Valverde.

Dembélé no se entrena hoy tras su ‘espantada’ del jueves

By | Competiciones, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Fútbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Ousmane Dembélé, Primera división | No Comments

Ousmane Dembélé es seria duda para el partido ante el Betis ya que este viernes tampoco se ha ejercitado con el grupo por culpa de una gastroenteritis que le obligó a ser baja en la sesión de entrenamiento de ayer. Una baja por cierto con polémica, ya que según informó ‘Rac 1’, el jugador no dio señales de vida durante casi una hora y media, por lo que tuvo que ser el club quien contactara con el jugador para conocer el motivo de su ausencia en el entrenamiento matinal del jueves.

Dembélé este viernes sí que al menos se personó en la Ciutat Esportiva, pero se quedó haciendo trabajo de recuperación en el gimnasio. Ahora mismo está por ver si el jugador llegará o no a tiempo para entrar en la lista de convocados para el partido ante el Betis. Una convocatoria que contará ya de antemano con una ausencia destacada: Philippe Coutinho.

Hay que recordar que el brasileño sufrió una pequeña rotura en el bíceps femoral de la pierna izquierda que le obligará a permanecer entre dos a tres semanas en el dique seco. Afortunadamente tras el partido ante el Betis hay un parón por la convocatoria de selecciones, por lo que no estaría descartado su regreso de cara al partido ante el Atlético de Madrid del próximo 24 de noviembre que se disputa en el Wanda Metropolitano.

En cualquier caso, todo apunta que Valverde recuperará al menos dos jugadores para el partido ante el Betis, ya que las altas médicas de Leo Messi y Samuel Umtiti parece que están al caer. Si finalmente se confirman, el técnico blaugrana contaría con un total de 19 jugadores disponibles, ya que tiene lesionados, aparte de Coutinho, a Samper y Vermaelen, y a la espera de la evolución de Dembélé. Los dos descartes para cerrar la lista de 18 jugadores estarían entre Denis Suárez y Aleñá.

Remontada exprés del Barça

By | Competiciones, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Fútbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, luis suarez, Organizaciones deportivas, Ousmane Dembélé, Primera división, Rayo Vallecano | No Comments

El Barça conquistó tres puntos agónicos en Vallecas (2-3) que reafirman su liderato ante un Rayo ejemplar, que durante tres cuartas partes del partido se impuso en todos los terrenos a un equipo irreconocible por su indolencia y que rozó el bochorno en muchos momentos. Una reacción milagrosa con Piqué de delantero centro interviniendo en el gol del empate de Dembélé en el 87’ y de Suárez en el 90’, que ya lidera el Pichichi con 9 goles, le dio al Barça tres puntos que le tocaron en la tómbola.

El milagro del Barça es una condena a la mala suerte del Rayo. El conjunto de Michel hizo méritos para conseguir un resultado histórico ante un equipo desesperante que, como pasó en Leganés empezó ganando, se pudo a dormir y si no acabó arrasado es porque la alegría dura muy poco en la casa del pobre.

Con el recuerdo del patinazo de Leganés, Valverde apostó por alinear en Vallecas al mismo equipo que goleó hace una semana al Real Madrid y la cosa pareció funcionar, pero la autocomplacencia volvió a traicionar a los culés. Como en Butarque.

La salida del Barcelona fue sólida, controlando el juego en todo momento, con posesiones largas y con una muy buena presión tras pérdida. Si a esa buena disposición le añadimos que Suárez abrió el marcador al minuto 11 tras una nueva internada de Alba calcada a la del primer gol contra el Madrid, parecía que el Barcelona iba a sacar con facilidad el partido adelante.

Nada más lejos de la realidad, cuando el Barça lo tenía todo a favor, los de Valverde volvieron a dormirse y el Rayo, que otra cosa no tendrá, pero fe le sobra, empezó a creérselo. Pozo a punto estuvo de conseguir el empate a la media hora de juego tras un veloz contragolpe, pero su disparo se fue fuera por poco. Cinco minutos después, una mala salida de balón de Ter Stegen provocó que el balón le volviera a llegar a Pozo que disparó un chut con rosca muy ajustado al palo del portero que se convirtió en el empate. El Barça repetía todos los pecados de Leganés y Vallecas lo celebraba.

Miró de reaccionar el Barça de la mano de Suárez, el único jugador que creaba algo de peligro. De la nada el uruguayo se sacó un disparo que se estrelló ante la madera de Alberto, pero el Rayo no se asustó y acabó la primera parte en el campo del Barcelona.

En el Barça se imponían cambios para cambiar la deriva del partido y en el descanso el técnico blaugrana puso a calentar a Dembélé. El Rayo, dependía de su fe y de sus pulmones para mantener el tipo. El extremo francés entró en el puesto de un Rafinha desesperante con el misterio que provocan sus entradas en el campo. Estaba por ver si desequilibraba el partido a favor de los blaugrana o convertía el duelo en un correcalles sin sentido.

Fue lo segundo. Con el partido roto, Piqué despejó mal un balón que el Rayo volvió a centrar al área, donde De Tomás le ganó la acción de nuevo a Piqué, su cabezazo fue al palo y el rechace lo empujó Álvaro a la red. El drama de Leganés se repetía con el agravante del aviso.

El partido se puso más cerca del 3-1 que del empate y Valverde dio entrada en el campo a Vidal y Munir por Coutinho, una verdadera calamidad, y Arthur.

Llegó el Barça a los cinco minutos finales sin haber lanzado un miserable aviso a Alberto, pero en una reacción desesperada con Piqué de segundo delantero centro llegó el milagro. Gerard descolgó en el 87’ un balón que Dembélé empaló a la red y cuando el empate parecía ya un premio excesivo, Roberto centró al área, Piqué fijó a Advíncula y Suárez cazó el gol del triunfo.

Rafinha ‘borra’ a Dembélé del Clásico del Camp Nou

By | Competiciones, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Fútbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Ousmane Dembélé, Primera división, Rafinha, Real Madrid | No Comments

El partidazo de Rafinha tuvo, voluntariamente o no, un efecto colateral. También borró de los planes del Clásico a Ousmane Dembélé, cuya imagen mustia en el banquillo azulgrana mientras Semedo bromeaba con Chumi es la mejor expresión de un futbolista desconcertado por una situación que parecía haber cambiado a principio de temporada pero que ha vuelto a la casilla de salida y que se extremó contra el Sevilla. Sus pérdidas de balón y su actitud desesperaron a afición, técnicos y compañeros. Todos en el vestuario han puesto de su parte por integrar al francés y por convertirlo en parte importante del equipo porque reconocen sus condiciones especiales. A veces, sin embargo, parece imposible meter a Dembélé en vereda. Y algunas voces aseguran que la ruptura de lazos con el núcleo duro de la caseta está cercano. En ocasiones, Dembélé parece andar en una dirección contraria a la del resto.

Donde el francés resulta un jugador inestable, Rafinha resultó todo lo contrario contras sus ex del Inter. 51 pases buenos, sólo tres fallados y apenas nueve pérdidas de balón pese a jugar en una zona defensiva del campo. Rafinha estuvo además brillante en la gestión táctica del partido. ‘Copiando’ a Messi, se metió bien por dentro en un movimiento que, en ocasiones, llevó a Suárez a la derecha. En ese cambio de posiciones llegó la jugada del 1-0. Pero Rafinha ya había avisado antes con dos disparos a puerta, cada uno con una pierna, que había parado Handanovic. En defensa, además, Rafinha fue un jugador solidario que no dejó colgado nunca a Sergi Roberto y mantuvo la concentración. Especialmente significativa resultó una acción en la que quiso adornarse con un taconazo y, cuando vio que la defensa del Inter cortaba el balón, se lanzó como un animal a por la recuperación. Fue fácil recordar entonces la frase clave de Valverde en la rueda de prensa del día anterior, una frase con mensaje para Dembélé: “Balones pierden Rakitic, Suárez…, la cuestión es cómo se reacciona a la pérdida”.

El partidazo de Rafinha deja, en fin, con muy pocas posibilidades a Dembélé de jugar en el Clásico pese a que algunas voces han especulado con esa posibilidad para atacar la espalda de Marcelo. Claro que, con las subidas del brasileño, también habría que cubrir la propia y eso no lo garantiza el francés. Rafinha o Sergio Roberto con Semedo por detrás son, a estas horas, las opciones más factibles que maneja Valverde.

Dembélé desconcierta a todos

By | Camp Nou, Deportes, Equipos, Estadios fútbol, FC Barcelona, Fútbol, Instalaciones deportivas, Ousmane Dembélé | No Comments

Ousmane Dembélé acabó entre pitos este sábado en el Camp Nou. Se marchó cabizbajo, mitad por lo que asumía como un desastroso final de partido, mitad por los silbidos de la afición, que hasta ahora había sido extremadamente paciente con él. Dembélé perdió hasta once balones durante un partido que en realidad para él tampoco son tantos, ya que suele manejar una media de 20. Pero más que las pérdidas, lo que tuvo al borde de un ataque de nervios a la afición y a sus propios compañeros fue su actitud en la segunda parte, cuando frenó jugadas para recrearse en arabescos sin sentido que terminaban en pérdida y transición peligrosa contra el Sevilla. Dembélé es desconcertante. Cuando más despistado se suponía que debía estar, teniendo que salir de súbito por la lesión de Messi, arrancó enchufado con tres jugadas en las que corrió a campo abierto. En una le sobró un regate y en la otra disparó cruzado. Pero pareció muy metido en el partido y con ganas de reivindicarse después de sus suplencias en Londres y Valencia. De hecho, fue el jugador que más ocasiones de gol produjo durante el partido junto a Coutinho: cuatro

Dembélé, sin embargo, perdió el oremus en la segunda parte. Se enredó en multitud de acciones, que en lugar de acelerar como en la primera, frenaba para perderse dando vueltas sobre sí mismo. El jugador, que en sus primeros días en el Camp Nou generó unas expectativas que se cumplieran o no, daban la sensación de situarse ante un jugador diferente, desesperó a la gente, que le pitó. Pese a su precio, Dembélé contó con la predisposición de todos en sus primeros días para ser acogido de la mejor manera y convertirse en una estrella emergente. Su pretemporada, sin embargo, no había sido recomendable después de declararse en rebeldía en el Dortmund. Y la lesión de Getafe terminó de arruinar su primer año.

En este, Dembélé parece haber vuelto a las andadas después de un inicio prometedor. Ángel y demonio, la lesión de Messi le ha dado una nueva oportunidad. Es probable que juegue ante el Inter, en un partido importante pero no determinante para la clasificación en Champions. Allí Valverde puede medir de nuevo su fiabilidad. Un gran partido le conduciría a su primer Clásico, ya que el año pasado ni los olió. Pero tendrá que cambiar cosas. De su fútbol y de su actitud. Sus compañeros, que el año pasado fueron pacientes con él e incluso quisieron estar cerca de él como en los casos de Suárez y Messi, empiezan a pedirle rendimiento y responsabilidad. Piqué, Rakitic o el mismo Suárez contestaron algunas de sus acciones en el partido ante el Sevilla. Sin Messi, el Barça tampoco anda sobrado de desequilibrio. Un buen Dembélé le vendría de perlas. El problema es que su juego, desquiciante en ocasiones, tiene desconcertado a todos.

La pizarra de Valverde sin Messi: las variantes en el Barça

By | Deportes, Equipos, Ernesto Valverde, FC Barcelona, Lionel Messi, Ousmane Dembélé, Rafinha, Sergi Roberto | No Comments

Ahora que había dado con la tecla, con Arthur como jugador bisagra y un nuevo equilibrio que parecía hacer funcionar al Barça y a Messi, la lesión del argentino obliga a Valverde a sacar otra vez la pizarra para solucionar en el dibujo la lesión del argentino. A bote pronto, no parece que Valverde vaya a modificar el 4-3-3 con el que está jugando desde el primer partido de pretemporada ante el Tottenham. Con matices, el Txingurri no se ha movido de ese esquema y podría mantenerse así, aunque los múltiples perfiles de los posibles sustitutos pueden darle un toque diferente al equipo.

La opción ‘natural’ para relevar a Messi debería ser, como ante el Sevilla, Dembélé. La de extremo derecho es su posición ideal. No obstante, sus últimos partidos generan dudas y su tendencia al caos podría hacer reflexionar a Valverde y hacerle optar por una opción en la que hiciera sentirse al equipo más seguro y menos propenso a las pérdidas y a desequilibrarse. En ese plan, la opción Sergi Roberto es una posibilidad. El cuarto capitán ya sabe qué es jugar de falso extremo derecho en partidos importantes (el 0-4 del Bernabéu de la temporada 2015-16) y con Valverde ya ha jugado junto a Semedo en la banda: con éxito en la ida ante el Roma (4-1), pero también en la noche diabólica del Olímpico (3-0).

Rafinha aparece como una tercera vía. El brasileño sabe qué es jugar como falso extremo derecho en el Celta a las órdenes de Luis Enrique. También ha actuado en alguna ocasión como falso extremo (izquierdo o derecho) en el Barça en partidos importantes (Supercopa de Europa en Tblisi contra el Sevilla) o el histórico 6-1 ante el PSG. Rafinha tiene trabajo, conserva bien el balón y es capaz de darle continuidad al juego. No tiene muchos minutos pero Valverde está satisfecho con él. Puede tener oportunidades.

La baja de Messi también puede dar una oportunidad a Malcom. El ex jugador del Girondins de Burdeos ganó fama en Francia jugando como falso extremo derecho. Tiene velocidad y se perfila bien hacia su pierna izquierda para buscar el disparo. Tiene hambre de minutos y el bajón de Dembélé podría beneficiarle. La última opción aparente para Valverde se llama Arturo Vidal, que en algunos de los primeros partidos de Liga apareció en la posición de interior derecha. Su actuación, sin embargo, dejó dudas ya que el chileno es más interior.

El perfil de los jugadores no permite sospechar que Valverde apueste por un cambio de sistema. Sin Messi, el Txingurri no tiene el perfil de enlace que interpretaba el argentino en el 4-4-2. Es cierto que a Busquets le vendría bien un escudero como Rakitic y que Coutinho podría hacer de interior izquierda y Sergi Roberto jugar a la derecha. Pero eso sacaría de la ecuación a Arthur, una de las piezas clave en la recuperación del equipo. Suárez no tendría tampoco un acompañante claro. El 4-2-3-1 tampoco parece una opción probable.

Queda claro que el Barça, como cuando Messi se lesionó en 2016 y estuvo fuera dos meses, será un equipo con mucha menos capacidad de improvisación, con mucho menos gol y capacidad de asociación y pase. En lo único que podrá ganar es en estabilidad defensiva por los descansos que se toma el argentino. Generar será más difícil para el Barça, contener debería ser menos.

La nueva vida de Dembélé

By | Competiciones, Deportes, Equipos, FC Barcelona, Fútbol, La Liga, Liga Santander, Ligas fútbol, Organizaciones deportivas, Ousmane Dembélé, Primera división | No Comments

Ousmane Dembélé es una de las sensaciones en el buen inicio de temporada del Barcelona. Sereno, con más confianza en su juego y con la seguridad de que Ernesto Valverde lo tiene permanente en sus planes, el futbolista francés parece otro. Ha costado, pero se asentó en muchos aspectos y eso acaba trasladándose sobre el terreno de juego.

“Está muy bien, pero puede estar mejor”, indican desde el vestuario del Barcelona. “Hay que esperar una temporada más para que acabe de asimilar todo lo que se le pide”, insisten. Dembélé, hace poco más de un año, se partió en Getafe. Padeció una rotura en el tendón del bíceps femoral de la pierna izquierda y tuvo que ser operado. Lo intervino el doctor finlandés Sakari Orava. Quedó devastado. Parecía que se le había olvidado jugar al fútbol y muchos se apresuraron en decir que los más de 100 millones pagados por él al Borussia Dortmund “se habían tirado a la basura”. Pero no.

El atacante (cuatro goles en este arranque de curso, tres en liga y uno en Champions) primero recibió el cariño de Robert Fernández y ahora de Eric Abidal, que le ayudó a entender que el Barcelona “no iba a venderlo”, pese a la cantidad de comentarios que se hicieron antes de que se cerrara el mercado. Lo que no han cambiado son las atenciones que el club le dispensa cada día. Dembélé acabó por aceptar que en casa ha de tener una asistenta que le ayude a mantener el orden, que le resuelvan las tareas del hogar (vive solo, sin sus padres) y, sobre todo, le indique bien qué puede y debe comer y beber. Amante de los refrescos con gas, desde el servicio de nutrición del club hace tiempo que le pidieron que los erradique y que tome bebidas isotónicas para recuperar.

Futbolísticamente, además, el rendimiento del francés ha ido a más. “Lo del Mundial, el ir convocado, fue aire fresco. Luego ganarlo y sentirse importante dentro de ese grupo lo catapultó a la felicidad”, resumen. “Está entendiendo más lo que quiere Valverde, pero no hay que cantar victoria, hay cosas que aún le cuestan”, aportan. “El tema es correr atrás cuando pierde la pelota o se corta el ataque. Ahí es donde debe responsabilizarse y lo está haciendo poco a poco”, remarcan con una felicidad contenida desde la Ciutat Esportiva.

Ter Stegen salva al Barça

By | Deportes, Equipos, FC Barcelona, Fútbol, luis suarez, Ousmane Dembélé, Real Sociedad | No Comments

El nuevo Anoeta le trajo al Barça los viejos problemas de siempre y tuvo que sudar sangre el equipo de Valverde para llevarse los tres puntos (1-2) tras remontar e gol inicial de la Real. Una remontada que se gestó en base a las paradas de Ter Stegen, de la eficacia a balón parado (con la ayuda de Rulli y los rebotes) y de reclutar a filas al equipo de gala para solventar el lío en el que se estaba metiendo el conjunto culé.

Tal y como se esperaba, Valverde realizó rotaciones, pero en contra de lo esperado, éstas no agitaron para nada el equipo, al contrario, lo narcotizaron para perpetrar un inicio de partido absolutamente lamentable que únicamente pudo solventarse al final con el Equipo A. El Barça tiró a la basura la primera parte con un fútbol funcionarial en el que no jugaba ni por dentro ni por fuera, ni en corto ni, en largo. Un verdadero despropósito. Huérfano de Busquets, el Barça careció de guía en un centro del campo en el que Rafinha y Sergi Roberto fueron sendas máquinas de perder balones.

Por delante la cosa no era mucho mejor. Demebélé, en claro homenaje a Toshack aprovechando que visitaba San Sebastián corría como “pollo sin cabeza”, a Messi se estuvo a punto de reclamarle por los altavoces por si acaso se había perdido camino al estadio y Suárez únicamente dejaba constancia de su presencia en el campo por sus protestas.

Detrás, lo fácil sería cargarle el mochuelo a Semedo, que jugó una primera parte calamitosa, pero tampoco estuvieron mejor sus compañeros.

Ante este panorama, a la Real le bastó con estar muy ordenada, animosa y dinámica para pasar unos primeros 45 minutos más que tranquilos. Los de Garitano aprovecharon la primera pérdida grave de balón del Barça y la primera falta del equipo blaugrana (que llegó como consecuencia de esa pérdida) para inaugurar el marcador después de que Héctor Moreno se impusiera por alto a Semedo y Aritz Elustondo marcara un golazo con la izquierda que pilló a Piqué despistado.

Ni el hecho de ir por detrás en el marcador espabiló a un Barça realmente espantoso en el primer acto. El primer y único aviso blaugrana en ese periodo llegó a los 35 minutos en un cabezazo de Piqué a la salida de un córner. El central reclamó un penalti cinco minutos después que el VAR no consideró y la Real, casi sin despeinarse, llegó con el 1-0 al descanso ante un Barça de caricatura que había tirado la primera parte y que tenía que cambiar muchas cosas en la segunda.

Lo primero que cambió Valverde fue a Semedo, que por segunda vez consecutiva volvió a ser sustituido al descanso para dar entrada a Coutinho, con lo que Sergi Roberto regresaba al lateral derecho tras penar en el centro del campo.

Tras diez minutos en los que el panorama no cambió en absoluto, es más, fue la Real la que primero disparó a puerta en otra jugada a balón parado, Valverde introdujo en el campo a Busquets retirando a Rafinha. Tenía 35 minutos el Barça para darle la vuelta al partido con el hipotético equipo de gala.

Y ahí, el Barça puso cerco a la portería de Rulli, más por acumulación que por calidad y a base de apretar, la Real cedió saques de esquina y por ahí se desangró la Real. Rulli midió mal la salida ante Umtiti y Suárez logrño el ampate tres minutos antes de que en jugada similar, Dembélé lograra el segundo mientras que en el área contraria, Ter Stegen se agigantaba ante los delanteros locales que presionaron hasta el último momento después de que, de nuevo, el Barcelona perdiera el control del partido después de la entrada de Vidal por Dembélé en un calco de lo que pasó en Zorrilla.