Rakitic, Arthur y Vidal rechazan ser monedas de cambio

El Barcelona sigue buscándo fórmulas de mercado que le permitan incorporar al menos dos fichajes este verano: Miralem Pjanic y Lautaro Martínez. Con el mediocentro bosnio ya hay un acuerdo y tampoco parece que vaya a haber problemas con el delantero argentino. No obstante, la dificultad de ambas operaciones radica en convencer a los clubes propietarios, Juventus de Turín e Inter de Milán.

El club azulgrana no tiene dinero. Ni tiene dinero, ni se le va a permitir gastar una gran cantidad económica en uno o dos futbolistas después de hacer un ERTE a los empleados. Por ese motivo, la única solución para que el Barcelona logre traer algún jugador de este nivel es utilizando jugadores de su plantilla que puedan entrar en las operaciones.

En las últimas semanas mucho se ha hablado de estas posibles "monedas de cambio". Semedo, Junior, Arthur, Rakitic, Vidal, Rafinha… pero la realidad, es que muy pocos estarían dispuestos a irse del Barcelona para jugar en la Serie A. De hecho, tres de ellos ya han hecho pública su intención de quedarse y cumplir sus contratos.

Arthur, de 23 años, tiene contrato hasta junio del 2023 y es, de los tres, el más valorado y el que más complicado tiene de salir. También por ese motivo y porque todavía tiene un gran futuro por delante, es el más codiciado por la Juventus a la hora de plantearse un trueque con Pjanic. Pero el brasileño no quiere salir y ya se lo ha comunicado al club y al cuerpo técnico. Fue el primero en descartarse como moneda de cambio.

Tampoco quiere salir Ivan Rakitic, con un año más de contrato. La  paciencia del croata parece infinita después de todo lo que tenido que vivir a las órdenes de Valverde. El club le ha abierto las puertas de salida en numerosas ocasiones y ahora pretenden convertirle en parte de una operación de manera forzada. El jugador ya ha manifestado en numerosas ocasiones y en medios de comunicación que quiere cumplir su último año de contrato, aunque veremos si finalmente puede lograrlo o vencerá la presión del club.

Por último está Arturo Vidal, con contrato también hasta junio del 2021. Al igual que Rakitic, Vidal quiere terminar su últmo año en el Barcelona y luego marcharse libre en junio. Esto se debe a que el club que le contrate, podrá invertir el dinero que se ahorre del traspaso en su ficha, algo habitual en estas situaciones. El Inter vería con buenos ojos que el chileno sea incluido en la operación de Lautaro, pero el jugador prefiere quedarse hasta el próximo verano.

Con todo esto, el Barcelona se puede ver con complicaciones para tratar de traer a sus dos objetivos este verano. Sin dinero en caja, las opciones pasan por encontrar otros jugadores como Junior, Umtiti, Emerson, Semedo, Aleñá, Rafinha o Coutinho, tanto para incluirlos como monedas de cambio como para traspasarlos a cambio de un dinero que luego será invertido en uno de estos dos fichajes. Sea como sea, la directiva de Bartomeu tampoco lo va a tener fácil este verano.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies